Crema de romanesco y chirivía con pistachos
Una receta ideal para aprovechar estas dos hortalizas de temporada de invierno.
romanesco, chirivía, crema de verduras, sopa, pistachos, recetas sanas, cenas saludables
16030
post-template-default,single,single-post,postid-16030,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.5.2,cookies-not-set,mkd-core-1.1,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,vss_responsive_adv,vss_width_600,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,columns-3,qode-theme-ver-23.7,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Crema de romanesco y chirivía con pistachos

Si hay algo que me gusta es innovar y elaborar recetas con alimentos que uso poco en mi día a día, para así ampliar mi abanico de posibilidades culinarias y alimentarias.

La coliflor es una verdura que me gusta muchísimo y la consumo a menudo, pero hay un familiar suyo que nunca me había planteado comprar: el romanesco. Desde mi parecer, una verdura con una de las formas más preciosas que hay. Un día lo probé y me encantó, así que pensé que debía elaborar más recetas con él.

El romanesco es una col que pertenece a la misma familia que el brócoli y la coliflor. Tiene un color verde lima y sus flores presentan una forma cónica y fractal, es decir, que tiene una estructura que se repite a diferentes escalas. Es rico en vitamina C, ácido fólico (B9), provitamina A y minerales como el potasio, fósforo y calcio. Además, también contiene fibra y  numerosos elementos fitoquímicos con propiedades antioxidantes.
¡Ah! y buena noticia, es menos flatulenta que otras crucíferas.

Es por tanto un alimento muy nutritivo y, además, tiene un sabor riquísimo.

Puede cocinarse como una coliflor: al vapor, estofado, hervido… pero además he descubierto que queda súper rico en cremas. El romanesco es muy rico en pectinas, y eso hace que las cremas queden finas y cremosas.

Para elaborar esta receta he decidido mezclarlo con chirivía para que le diera un toque más dulce, patata y cebolla. El resultado: ¡una crema deliciosa!

«If opportunity doesn’t knock, build a door»

Crema de romanesco y chirivía con pistachos

Receta para 4 personas.

    Ingredientes

    • 1 romanesco
    • 1 cebolla mediana
    • 1 chirivía pequeña
    • 1 patata mediana (150g)
    • 1 diente de ajo
    • 2-3 hojas de laurel
    • Aceite de oliva virgen
    • Sal marina
    • Pistachos al gusto

    Elaboración

    1

    Pelamos y cortamos la cebolla a medias lunas. Pelamos el ajo y lo machacamos.

    Calentamos una olla con un poco de aceite y salteamos la cebolla y el ajo durante 10 minutos con una cucharadita de sal.

    2

    Pelamos y cortamos la patata y la chirivía. Cortamos el romanesco a flores.

    3

    Cuando la cebolla esté transparente, añadimos la patata, la chirivía y las hojas de laurel. Cubrimos con agua y hervir durante 8-10 minutos.

    4

    Pasado este tiempo (cuando la patata esté cocida) añadimos el romanesco y un poco más de agua hasta cubrir. Cuando empiece nuevamente a hervir, añadimos una cucharadita pequeña de sal, tapamos y dejamos cocinar unos 4-5 minutos.

    5

    Apagamos el fuego y retiramos las hojas de laurel con cuidado. Añadimos un chorrito de aceite de oliva virgen extra y trituramos hasta conseguir una crema suave y homogénea.

    6

    Servimos la crema en boles individuales y decoramos con pistachos troceados al gusto.

    No Comments

    Post A Comment

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.