Mermelada especiada de higos
Ideal tanto para desayunar como para elaborar dulces saludables. Está elaborada con higos frescos y no lleva azúcar añadido.
higos, mermelada, sin azúcar, sin gluten, desayuno, dulces sanos
15940
post-template-default,single,single-post,postid-15940,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.5.2,mkd-core-1.1,vcwb,woocommerce-no-js,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,vss_responsive_adv,vss_width_600,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,columns-3,qode-theme-ver-25.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive

Mermelada especiada de higos

¡Hola Septiembre!

Después de un parón necesario para descansar y desconectar durante las vacaciones, vuelvo con más recetas fáciles, sanas y ricas para todos vosotros que espero que os gusten muchísimo.

Como siempre, me gusta preparar recetas aprovechando los productos de la temporada de cada estación y, por eso, voy a empezar con una deliciosa receta con…. ¡HIGOS! Que además resulta ser una de mis frutas favoritas.

Cuando llega esta época del año, siempre voy con mi familia a unos campos que hay relativamente cerca de donde vivo en los que hay un par de higueras y un montón de zarzas con moras. Nos llevamos varios tarros y tuppers de cristal y los vamos llenando tanto como podamos (y yo soy la más feliz jajaja).
El año pasado, debido al calor y la poca lluvia del verano, los higos del árbol eran súper pequeños y estaban muy secos. Pudimos coger algunos pero muy pocos… ¡me quedé con ganas de más! Pero por suerte, este año, como ha llovido un poco más ¡he podido recolectar muchos!

Algunos me los he comido en el desayuno y otros los he añadido a mis ensaladas, pero aún así me sobraban algunos y tenía miedo que se echaran a perder. Por eso decidí pensar alguna receta para poder aprovecharlos y ¡una mermelada me pareció ideal!

Quería preparar una rica mermelada de higos pero que fuera saludable y, por tanto, tenía claro que no quería añadir azúcar de ningún tipo. Además me pareció interesante poder darle un toque distinto y aromático y por eso decidí añadirle especias, concretamente jengibre y canela. Dos especias que contrastan muy bien con recetas dulces.

Para evitar añadir azúcar pero darle un toque dulzón, se me ocurrió que podría añadir un par de dátiles Medjool troceados. De este modo, con la cocción, se iban a deshacer y nos aportarían todo su dulzor a la mezcla. Eso pensé y… ¡acerté! El resultado fue una deliciosa mermelada de higos con un toque dulce y especiado que ha encantado a todos aquellos que la han probado.

Por eso me apetece mucho compartirla con todos vosotros, para que también podáis aprovechar esta maravillosa fruta de temporada y disfrutar de una mermelada súper rica. La podéis utilizar para desayunar o merendar, untada en unas tostadas de pan de calidad o crackers de trigo sarraceno por ejemplo, o mezclada con un yogur de coco y granola casera.
O también la podéis usar para contrastar en otro tipo de platos, como una ensalada o una carne de buena calidad.

¿A nivel nutricional? Los higos son una fruta rica en azúcares, vitaminas y minerales que destaca por su alto contenido en fibra, por lo que nos ayuda a prevenir y mejorar el estreñimiento.

 

«Don’t call it a dream, call it a plan»

Mermelada especiada de higos

    Ingredientes

    • 300 g de higos frescos
    • 80 ml de agua mineral
    • 1/4 cucharadita de jengibre en polvo (o un poco más para l@s valientes)
    • 1/2 – 1 cucharadita de canela en polvo
    • 2 dátiles Medjool
    • La ralladura de 1/2 limón
    • 2 cucharaditas de zumo de limón

    Elaboración

    1

    Lavamos los higos y les quitamos el tallo. Luego, los cortamos a cuartos.

    2

    En una olla pequeña agregamos el agua, los higos, las especias, la ralladura y el zumo de limón. Encendemos el fuego a baja potencia.

    3

    Quitamos el hueso a los dátiles y los cortamos a trocitos bien pequeñitos. Los agregamos a la olla y removemos bien junto con el  resto de los ingredientes.

    4

    Cuando empiece a hervir, tapamos la olla y dejamos cocinar unos 30-35 minutos, removiendo de vez en cuando para que no se pegue.

    Pasado este tiempo, apagamos el fuego y dejamos enfriar unos 10-15 minutos para que se atempere.

    5

    Guardamos la mermelada en un tarro de cristal y en la nevera.

    Consejo: dejar enfriar completamente en la nevera unas horas antes de comer. ¡Está mucho más rica fría!

    Nota: con la cocción los higos se irán deshaciendo, aun así es normal que quede algún trozo. A mi, personalmente, me gusta así, pero si lo preferís podéis triturar un poco con el minipimer o un procesador antes de guardar en la nevera.

    No Comments

    Post A Comment

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.