Salsa romesco
Una salsa saludable y deliciosa tanto para mojar calçots como para acompañar cualquier tipo de plato.
tomate, almendras, ajo, salsa, romesco, calços, sin gluten, saludable
16096
post-template-default,single,single-post,postid-16096,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.8.7,mkd-core-1.1,vcwb,woocommerce-no-js,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.4.1,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,vss_responsive_adv,vss_width_600,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,columns-3,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-28.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-17792

Salsa romesco

Seguro que todos conocéis la salsa romesco. Ese delicioso condimento que usamos, principalmente, para acompañar los «calçots» a la brasa, pero que también nos sirve para aliñar ensaladas o acompañar o todo tipo de pescado, tortillas o carnes de buena calidad. Incluso también nos serviría para condimentar un delicioso plato de legumbres.

Aunque la salsa romesco es una muy conocida, a menudo solemos comprarla envasada en el supermercado porque pensamos que es complicada de preparar, pero ¡no es así! La verdad es que es muy fácil y elaborada en casa siempre es mucho más rica .

Otra diferencia, además, es que las salsas envasadas suelen llevar mucha sal, conservantes y otros aditivos varios, en cambio la es mucho más natural. Y aunque no lleve aditivos, aguanta bastante tiempo en la nevera ya que el propio vinagre de la receta ya es un conservante.

¿Preparad@s para preparar la mejor salsa romesco casera?

«Be grateful.»

Salsa romesco

    Ingredientes

    • 3 tomates maduros
    • 1 cabeza de ajos
    • 1 ñora
    • 35 g avellanes tostadas
    • 35 g almendras tostadas
    • 250 ml aceite de oliva virgen extra
    • 40 g vinagre de manzana
    • 1 cucharadita pimentón dulce
    • 1 cucharadita de sal

    Elaboración

    1

    Remojamos la ñora durante 4-5 horas para que absorba agua y se hidrate. Pasado este tiempo, le quitamos las pepitas y reservamos su carne.

    2

    Calentamos el horno a 200ºC.

    3

    Colocamos los tomates y la cabeza de ajos en una bandeja para horno y los untamos bien con aceite de oliva virgen extra. Luego, introducimos la bandeja al horno y cocinamos durante 20 minutos.

    4

    Dejamos enfriar los ajos y los tomates asados y, luego, los pelamos.

    5

    Colocamos los ajos y los tomates pelados en un procesador de alimentos y agregamos el resto de ingredientes. Trituramos hasta conseguir una salsa homogénea.

    No Comments

    Post A Comment

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.